La Ópera Estatal de Viena brilla con un nuevo esplendor

Un proyecto cultural que anima a los vieneses a detenerse en aras de una mayor atención

Un movimiento a escala europea a favor de una mayor consideración en el trato entre las personas.

Un gesto en aras de una mayor atención: esta filosofía también se puso en marcha en Viena en el marco del movimiento iniciado el 27 de enero de 2015 por SWISS. Gerry Hofstetter, artista de la iluminación de renombre mundial, dio muestras una vez más de su talento y convirtió la fachada monumental de la Ópera Estatal de Viena en una fascinante obra de arte. Los pares de ojos de los empleados de SWISS constituyeron el motivo central de la instalación luminotécnica, y como antes, animaron a los ciudadanos en pleno centro de la metrópoli austríaca a dispensar un trato más considerado entre las personas.

Viena, y en particular la Ópera Estatal de Viena, que representan simbólicamente el arte y la cultura, presentaron un escenario perfecto para difundir un gesto decorativo en aras de una mayor atención entre las personas. No es de extrañar que mientras la instalación luminotécnica resplandecía, todas las miradas estuvieran dirigidas a la ópera. En medio del bullicio urbano, pareció que por un momento, el tiempo se paraba: los transeúntes se detenían y miraban asombrados la orquesta de luces que desfilaba ante sus ojos. Esto mismo sucedería con las instalaciones luminotécnicas que siguieran a Viena, en Barcelona, París y Milán.

Ópera de Viena

Por cierto, que SWISS celebró el preludio del movimiento en Londres. El meridiano de Greenwich supuso la primera estación y, por lo tanto, el kilómetro cero de esta serie de muestras de arte luminotécnico. Poco después, en Hamburgo se expandió una luz en aras de una mayor atención sobre una monumental fachada de edificios, a orillas del lago interior de Alster.